7 de octubre de 2011

Al Final


Al final
Me dormiré en tu pecho despues de la batalla,
como el guerrero herido muriendo en la victoria,
seré cual sol dormido detrás de tus montañas,
me embriagará en silencio tu mujeril aroma.
En la agonía divina rindiéndome en tu pecho
me aferraré desnudo a no dejar tu lecho,
reposarán mis labios sobre tu piel mojada,
dirás quizá ¡Te amo! con la boca cerrada.
Y así, habremos muerto habiendo revivido,
habremos ya triunfado por el amor vencidos;
serán una las almas partiendo desde el suelo
con nuestras manos juntas...a algún lugar del cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario